Entradas

Los sábados tendrán su mirada indiscreta (en la TV de Miami)

Imagen
Publicado en Diario las Américas  - 17 de octubre de 2017 Por LUIS LEONEL LEÓN (Alvaro Mata, DLA) Al cumplirse diez años del programa especializado que conduce Alejandro Ríos, los amantes del séptimo arte podrán tenerlo en el mismo canal, las noches sabatinas Hace diez años que el periodista y crítico de cine Alejandro Ríos presenta cada semana “La mirada indiscreta”, un espacio televisivo, único en su tipo en la televisión hispana del sur de la Florida, que a través de producciones audiovisuales muestra y analiza en la libertad que sólo es capaz de propiciar el exilio, la vida de los cubanos, de los que salieron a la diáspora y los que permanecen inmersos en ese limbo de supervivencia que es Cuba. Quizás por ello en un inicio, el proyecto gestor de este programa se llamó “La pantalla de azogue”, un proyecto que abrazó el Dr. Eduardo Padrón en Miami Dade College, el primer lugar de esta ciudad donde le abrieron las puertas a Alejandro Ríos. Y sí, el azogue es un

Che Guevara, símbolo del crimen (EL #VIDEO)

Imagen
Una mirada desmitificadora al guerrillero comunista Ernesto "Che" Guevara. (Documental #5 - Interamerican Channel IID) El Interamerican Institute for Democracy, en su misión de defender los valores de la libertad y la democracia en el hemisferio, está produciendo una serie de cortometrajes documentales, reportajes y entrevistas dedicados a informar y analizar sobre diversos temas que afectan la realidad de las Américas. Le invitamos a ver nuestros videos en este canal de YouTube.

Che Guevara: símbolo del crimen (I) - (La columna).

Imagen
12 de octubre de 2017 - Por LUIS LEONEL LEÓN (Publicado en EL NACIONAL, DIARIO LAS AMÉRICAS e Interamerican Institute for democracy ) (Cortesía / Internet) El socialismo real (no sus falacias para atontar multitudes, que es lo que suele entenderse por socialismo) ha sido tan prolífico como tenaz en su producción simbólica. Es fácil comprobar que su incapacidad como sistema para crear riquezas, progreso y felicidad, es inversamente proporcional a la laboriosidad y efectividad de su maquinaria de difusión, especialmente entrenada y dedicada a la manipulación, la mitificación, la demagogia las 24 horas del día. En otras palabras: el arte de la disfunción social. En esto es imposible ganarle. En todo lo demás, el socialismo es una fábrica de fiascos y lamentos. Parece una broma que tanta gente aún vivan cautivas, sin percatarse, de la telaraña de la izquierda radical, o simplemente de la izquierda. A sus corrientes hay que reconocerle el merito, o el crimen de lesa hu

Repasos de una aberración (Cataluña, España, el nacionalismo y Vargas Llosa)

Imagen
Fue hace dos años y dos días, cuando el escritor peruano Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura 2010, conversó con el periodista argentino, radicado en Estados Unidos, Andrés Oppenheimer. Ante cientos de periodistas y ejecutivos de medios de prensa de las Américas, los dos sagaces comunicadores protagonizaron uno de los momentos más atractivos de la asamblea anual de la Sociedad Interamericana de Prensa, en la ciudad de Charleston, Carolina del Sur. Pudiera ser que, entre tantos anzuelos de  La civilización del espectáculo , hayas olvidado el video que guarda Youtube. O no vieras la entrevista en CNN en Español o ni siquiera hayas leído el titular de la noticia. Tal vez valga la pena repasar fragmentos del pensamiento antinacionalista de este genial fabulador. Vamos a intentarlo. Por entonces recuerdo que tanto en entrevistas como en artículos, el también ganador del premio Cervantes y autor de más de sesenta títulos descartaba la posibilidad de que Donald Trump se conv

Los cubanos, para colmo de males

Imagen
(Obra "familia de balseros" del cubanoamericano Luis Cruz Azaceta) Columna publicada originalmente en EL NACIONAL, Venezuela http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/los-cubanos-para-colmo-males_205379  Los cubanos saben, o al menos creen que saben (muchos lo han escuchado decir y displicentemente lo corean, como en Corea del Norte) que vivimos en la era de la información. Sin embargo –son así de terribles las ironías del castrismo– la mayoría de los cubanos que viven en la isla carece de información. Y para colmo de males, la poca que reciben está tristemente manipulada. Esa es la misión fundamental, la razón de ser de los medios de información –o desinformación– y de las instituciones (antidemocráticas, policiales, contrarias a la sociedad civil) que han formado y deformado la naturaleza de los hijos y nietos de la revolución cubana. El hombre nuevo, arrugado de dolorosas apariencias, herido de múltiples miserias. Hace más de medio siglo esta realidad es una

Cuba: triste realidad, triste ficción

Imagen
(Obra "El exiliado" del cubanoamericano Luis Cruz Azaceta) Columna publicada originalmente en EL NACIONAL, Venezuela http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/cuba-triste-realidad-triste-ficcion_204524 Esa delicada línea que separa (o que en muchos casos debería separar) la realidad de ciertas ficciones, a veces más que una frontera es una cortina de humo. Un fantasma con cara de ilustre presentador de noticias. Casi un espíritu burlón. Un extraño mecanismo que termina -y esto es lo más peligroso- imponiendo los mitos y los demonios de la ficción y tergiversando casi felizmente la realidad. El caso de Cuba, de la Cuba castrista, es un ejemplo. Un triste ejemplo. A cada rato, conversando con amigos y colegas de otros países, me apena comprobar, una vez más, que después de tantos años aún persista en el mundo una imagen artificial del sistema que impera en mi país. Incluso me sucede con personas inteligentes, pero lamentablemente desinformadas, o peor (pues

Nadie está a salvo con el castrismo

Imagen
(Obra "El Dictador", del cubanoamericano Luis Cruz Azaceta) Columna publicada originalmente en EL NACIONAL, Venezuela  http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/nadie-esta-salvo-con-castrismo_203515 El castrismo es un proyecto que cree y creerá de manera absoluta en la guerra eterna. No concibe otra manera de mantenerse en el poder. Desde antes de adueñarse del país y hasta su último suspiro Fidel Castro estuvo todo el tiempo en pie de guerra, lo mismo dentro que fuera de la isla. Guerra en escuelas, hospitales, barrios, África, Latinoamérica, organizaciones internacionales, festivales de arte, olimpiadas deportivas y de ciencias e incluso en eventos humanitarios. “La guerra de todo el pueblo”, llegó a decir el caudillo del Caribe. Y no le faltó algo de razón, pues si bien todo el pueblo no sentía la necesidad de apoyarle en su desaforada ansia de poder y en sus psiquiátricas invenciones, sí logró obligar a casi todo el pueblo a hacerlo, o al menos a parece