Entradas

Imagen
HABANECERES (Parte 2). La Habana, 2001. Dir.  Luis Leonel León:   
Imagen
HABANECERES (Parte 2). La Habana, 2001. Dir.  Luis Leonel León:   

HABANECERES (Parte 1). La Habana, 2001. Dir. Luis Leonel León:

Imagen
También las ciudades nos imponen sus propias maneras de expresarse. O su propio metalenguaje, describiendo aquello que siempre estará más allá de lo que el lenguaje convencional pueda aprehender. Creo que un poco de esto se dice en el hermoso documental de Luis Leonel León,  Habaneceres:  los entrevistados coinciden en sentir fascinación por algo que no hemos visto, sino que en todo caso hemos (pre)sentido, o seguimos presintiendo en su iluminador misterio. (Juan Antonio Garcia Borrero) HABANECERES (Parte 1). La Habana, 2001. Dir.  Luis Leonel León:   

Helmut Newton: la desnudez es una canción cotidiana

Imagen
 Martes 4 de junio del 2013 LUIS LEONEL LEON: Helmut Newton: la desnudez es una canción cotidiana Las imágenes de Helmut Newton, húmedas de irreverencia, glamour y erotismo, no abundaban en La Habana de los 90, varada entre absurdas consignas de resistencia, éxodos, paranoia, concurridas soledades, delirantes escaseces. Fue una suerte surrealista como esa ciudad que un amigo (ciego, por cierto) me regalara una revista con sus fotografías. Comencé a describírselas y terminé haciendo un programa de radio sobre fotos que casi nadie había visto. Desde entonces disfruto sus escenas de hermosísimas mujeres posando semidesnudas en medio de la calle o en ásperos rincones donde no estarían a no ser por el impulso y la imaginación desafiante, sincera y carnal de un creador que rendía culto a la sensualidad. Germano-australiano de cuna judía, murió en Los Ángeles en un accidente de tránsito a los 83 años. Pasión infinita por la fotografía, chicas sexys en tacones, liberal

Amy Winehouse: no se fabrican estos ángeles

Imagen
Esta columna fue publicada originalmente en El Nuevo Herald el 27 de Julio de 2011, a  pocos días de la muerte de Amy. Desde hace años intentaban que fuera a rehabilitación, quizás hasta ella misma alguna vez quiso ir, pero al final siempre dijo "no, no, no". Era su canción preferida. No tenía tiempo, solía decir. Pero sobre todo no le interesó rehabilitarse. No iba a sentar cabeza. Jamás. Lo dijo mil veces. Sólo quería cantar, drogarse, desbordarse de alcohol, tener sexo, tocar el límite, correrlo aún más, sonreírle, flotar, vomitar, perder el conocimiento, tomarse dos pastillas para la migraña, abrir la ventana, fumar, salir a la calle y volver a cantar esa ardua melodía en que confluye el placer y el dolor, hallazgo y despedidas, la vida y la muerte. Le sobraban escándalos y depresiones. Orgullo y miedo. Ganas de vivir en un solo segundo y a la vez cargaba una sarta de culpas e inconformidades para autodemolerse. Sentía que esa era su mejor, su real auto

Lo contrario sería democracia. Por Luis Leonel León./ Publicado en el Nuevo Herald, Monday, March 21, 2011

Imagen
Lo contrario sería democracia Por Luis Leonel León El Nuevo Herald, Monday, March 21, 2011 No es sorprendente que Fidel Castro y los medios de comunicación del régimen cubano defiendan como mejor puedan las recientes matanzas ordenadas por el gobierno de Muamar Kadafi en Libia, e intenten limpiar el baño de sangre con falsas palabras, como de costumbre. Como solo es posible leer en el periódico Granma o escuchar en el Noticiero Nacional de Televisión, donde una tragedia o un crimen perfectamente es informado como una celebración, una justa medida o un pequeño error, y donde los blogueros y periodistas independientes son presentados al pueblo como delincuentes, pagados por el exilio o por Estados Unidos, o sencillamente no existen. Esa es la maquinaria maquiavélica y dolorosa que ha dispuesto para los cubanos el gobierno de Fidel Castro, y es únicamente lo que seguirán alimentando Raúl Castro y sus seguidores. Da lástima como el gobierno cubano les permite

El mundo dice su último adiós a Saramago, aunque él no le dirá jamás su último adiós al mundo

Imagen
Hace tres años (2010) escribí este breve homenaje a la po é tica eternidad de Jos é  Saramago . Lo publicaron en un medio de Canarias y en algunos blogs, entre ellos AkeruNoticias de Raysa White y “ En el mar más allá ” de Lemis Tarajano a quien conocí por entonces en Bogotá.  El mundo dice su último adiós a Saramago, aunque él no le dirá jamás su último adiós al mundo.  El conocía bien las reglas de la vida y no pocos de sus más repetidos misterios. Alcanzó a describir, como muy pocos, las huellas de nuestra lucidez y nuestra ceguera cotidianas.  Redactó singulares manuales de pintura y de caligrafía y de otros raros y eternos oficios de vivir, que han tenido en cuenta no sólo muchos aprendices de calígrafos y de pintores, sino millones lectores y espectadores por el mundo.  Nos contó historias de tierras de pecados, como todas las tierras que existen.  Narró los viajes de ciertos elefantes con memorias de hombres, hombres a veces duplicados, pero sobre todo hombres, pues siem